Photo
Photoset

de ida y de vuelta

Photo
La periquera

La periquera

Photo
Bajando desde el alto de los migueles!

Bajando desde el alto de los migueles!

Photoset

La mordedura de una serpiente coral, conocida por ser una de las más venenosas, no causa en un primer momento los efectos temidos. No es dolorosa ni provoca hinchazón en la zona afectada, y los demás síntomas pueden no manifestarse hasta pasadas doce horas. Pero si no se aplica un antídoto, la neurotoxina comenzará a perturbar las conexiones entre el cerebro y los músculos, provocando dificultades en el habla, visión doble y parálisis muscular y, en último término, paro respiratorio y cardíaco. Es un animal muy poco dado a dejarse ver y por lo general solo muerde a los humanos si la pisan o tratan de atraparla. Para inyectar todo el veneno a su víctima debe masticar, literalmente, a ésta, la mayoría de las mordeduras a humanos no son mortales. Se alimenta de lagartos, ranas y serpientes más pequeñas, incluidas otras serpientes corales. Cuando salen de los huevos, las crías de serpiente coral miden casi 18 centímetros y son ya venenosas. Los ejemplares adultos pueden alcanzar algo más de medio metro de longitud. Se desconoce su longevidad media en libertad; en cautividad pueden vivir hasta siete años.

Photo
Mi bici!

Mi bici!

Photo
de esto se trata!

de esto se trata!

Photo
Vía patio de brujas

Vía patio de brujas

Photo

(Fuente: z-arb, vía macaroni-ho)

Photo
Así la alargamos!

Así la alargamos!

(Fuente: biritrottolyna)